1 oct. 2015

02 El soporte del belén artístico

En todas las expresiones artísticas plásticas, hace falta un soporte para poder realizar y observar la obra. El pintor tiene el lienzo, la tabla y el muro, el fotógrafo, el dibujante y el grabador los distintos papeles, el teatro la ópera, el valet el escenario, el cine el disco duro y las distintas pantallas, los belenista de belenes artísticos tenemos generalmente una caja, y dentro de esta caja realizaremos nuestra escena, nuestra obra, y la llamamos “diorama”.

El diorama se monta dentro de un espacio delimitado por seis caras, en la cara frontal hay una ventana que llamamos embocadura y es por donde se contempla la escena.
Las dimensiones de la embocadura son sumamente importantes, porque es el encuadre principal de la escena.

Por lo que he podido observar en los dioramas casi siempre, por no decir siempre se observa a una distancia de lectura entre los 35 y 40 cm, incluso hay gente que empotra la nariz en el cristal de la embocadura, seguramente es porque da la sensación o el instinto de que has de mirar por una ventana, en cambio con las pinturas y fotografías normalmente nos alejamos de la obra para poder abarcarlo todo en conjunto, en los escenarios tanto de teatro, de cine, etc., ya se está alejado de la escena, aunque estés en la fila 1.




Esta peculiaridad general es debido a que la vista del ojo humano percibe con nitidez un cono de entre 45º a 60 º fuera de este cono lo que se ve queda deformado, desenfocado. También nos gusta ver al principio el conjunto de lo que observamos, después nos vamos fijando más en los detalles. Esto también es un comportamiento psicológico, que ya tratare más adelante.





Supongamos que queréis hacer una fotografía de tu diorama, lo más lógico es que te separes hasta encuadrar todo el conjunto, no harás fotos de detalle por detalle y luego las iras juntado. En principio, se ha de ver toda la escena de una vez. Digo en principio porque en los dioramas se puede jugar con la mirada del espectador, también lo explicare más adelante. (Escena dentro de otra escena).













En la pintura y la fotografía el punto de vista de la perspectiva esta fijo, aun que nos movamos este puno no se mueve, es una superficie plana de dos dimensiones, pero en el diorama si la ventana es muy ancha y nos movemos, el punto de vista nuestro en su horizontal varia, no el punto o los puntos de fuga del diorama, entonces ocurre que las fugas de la perspectiva del diorama se ven distorsionadas y a la vez aparecen nuevos planos, estamos en un espacio de tres dimensiones. Por lo tanto tienes que tener presente este factor a la hora de componer un diorama. Quizás lo entenderás mejor de esta otra forma.




En un diorama se han colocado en hilera un cubo, una pirámide y prisma, en la vista frontal solamente se ve el cubo, pero cuando nos movemos aparecen la pirámide y el prisma.




La embocadura máxima para los belenes que se han de observar como máximo a 40 cm, distancia de lectura, habría de ser de 46,2 cm x 46,2 cm, pero para que no sea una ventana monótona, normalmente la altura y la anchura no han de coincidir. Existen multitud de formatos en todas las artes que se realizan sobre un soporte, pero actualmente en mi opinión haría coincidir la embocadura con el formato actual de las cámaras digitales réflex en calidad RAW 4272 x 2848, (relación 1/1,5) así de esta manera la embocadura del diorama y el encuadre de la fotografía encajan a la perfección. 46,2 cm x 30,8 cm.
Lo normal (De si es normal o no, es un tema que tratare más adelante en el apartado Belenismo, arte efímero) es que al final de las navidades o como mucho el día de la Virgen de la Candelaria, el 2 de febrero deshagas el belén, lo único que tendrás como testimonio, prueba de tu belén es esta fotografía, por lo tanto es sumamente importante esta foto.








No hay comentarios:

Publicar un comentario