1 oct. 2015

1 Composición de los belenes artísticos

“Consiste en hallar y representar variedad dentro de la unidad” Platón.
“La composición es el arte de disponer en forma decorativa, los distintos elementos de que dispone el artista para expresar sus sentimientos” Henri Matisse.
“El término composición significa básicamente “organizar”. En referencia a la creación de una obra de arte significa dar estructura e implica agrupar las partes para lograr un todo integrado con un resultado específico.” Diccionario de Artes Visuales.
En un belén artístico tenemos varios elementos, estos elementos se consideran y analizan separados dentro del belén, pero al mismo tiempo se relacionan entre sí, para lograr forman un todo unitario.

Unidad  y Variedad

La variedad y la unidad están relacionadas y combinadas entre sí.

Variedad en el color, en la forma, en la situación, en el tamaño, en la disposición de los elementos del belén. La variedad sirve para atraer la curiosidad, la atracción. Pero esta variedad tiene un límite, puede ser un desbarajuste, distraer la atención, llega a producir el efecto contrario.

Por lo tanto tenemos dos condiciones en todo belén artístico.

Variedad dentro de la unidad

Unidad dentro de la variedad

Para conseguir el factor Unidad, recurrimos a los siguientes factores.


1. Organización de la forma
y del espacio.
2. Estudio de las leyes de simetría
y asimetría.

3. Aplicación de las leyes
de equilibrio
 y compensación de masas.

4. Estudio de la forma.


5. Aplicación de esquemas
tradicionales de composición.



Para lograr el factor Variedad, el belenista recurre al estudio y puesta en práctica de los siguientes factores:


6. Creación de similitudes
7. Creación de contrastes
8. Dramatización de las
posibilidades expresivas
9. Realce mediante la materia
(medio, factura y técnica aplicada al medio).
10. Creación de una originalidad
conjunta compositiva.
La aplicación de los factores básicos unidad y variedad por medio de los anteriores factores deberán estar ordenados, supeditados y dirigidos, al elemento principal de la escena del belén. También la organización de la unidad y la variedad deberán estar condicionadas a realzar en el belén el centro de interés o punto principal del mismo.

Lograda entonces esta perfecta comunión entre unidad, variedad y centro de interés, surge en la obra la calidad más representativa del arte de componer: el ritmo.

La perfecta combinación de los anteriores factores origina en la obra la existencia de un ritmo, base y resumen de su valor artístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario