1 ene. 2016

4 Perspectiva con un punto de fuga

También llamada perspectiva frontal, es debido a que lo que quieres representar ha de tener todas sus líneas paralelas y éstas además han de estar frontal y perpendicularmente de cara a ti. Es bastante difícil en la práctica hacer coincidir la teoría de la perspectiva de un punto con la realidad. Porque a la que te muevas un poco, ya pasa a ser de dos o de tres puntos de fuga. En la realidad sólo puede existir una situación en la que se cumpla exactamente y es cuando el PV y el objeto están totalmente centrados, tanto por los dos lados como por arriba y por abajo, además, solamente será aceptable a la vista, si no se encuentra el objeto demasiado lejos del centro o por debajo o por arriba de la LH.
Compositivamente nos puede dar una vista muy monótona con poca variedad, hemos de intentar que no se vean líneas muy largas dirigiéndose al PV. Es bastante aceptable en escenas de interior, y es penoso en calles centradas por igual dirigiéndose al PV centrado en medio del diorama. En los embaldosados que representan grandes superficies, tienes que romper su monotonía y simetría con figuras, objetos o dándole un tono de color diferente a algunas baldosas para que sea la superficie más variada, ¡sin pasarse! En paisaje con pocas edificaciones humanas es más fácil poder corregir todos estos inconvenientes, ya que las formas de la naturaleza, con poquísimas excepciones, no tienen líneas rectas.

Sera mejor explicarte con un ejemplo de un diorama con 1 PF.
Empezare por algo simple pero que tengas prácticamente todos los obstáculos que te puedas encontrar con la perspectiva de 1 PF. La manera de proceder es la que hacemos en la “Asociación Pesebrista de Riudaura” a la que pertenezco, desde hace 10 años, anteriormente no he pertenecido a ninguna, actitud que no aconsejo, de momento soy el único asociado y participante, pero he de dar tiempo al tiempo, quizás lleguemos a ser dos o con bastante suerte tres, entonces ya podrá ser oficial. Te he de advertir que no he visto trabajar a ningún Maestro Belenista, por lo tanto puede que coincidamos o no. Como todo lo que te voy a explicar no está ni estará ratificado por nadie, porque así son las cosas en este mundillo, las puedes poner en “tela de juicio”. Así es como lo hago yo, cuando lo hago, porque prefiero el belén popular de “corcho y musgo” (el musgo lo cojo personalmente de mi Mas, con sumo respeto).
Como norma del blog no pondré ejemplos de dioramas reales, la explicación la encontraras en El porqué de este blog.
Lo primero de todo ¿qué escena queremos hacer y cómo? Para no complicar mucho las cosas escogeré para este ejemplo la anunciación a Maria. Es imprescindible tanto si empiezas por primera vez como si eres un veterano, tener ya las figuras. De lo contrario, te puede ocurrir fácilmente que no estén integradas en la escena, sería como un álbum de dibujos al que le enganchas calcomanías, que rara vez se acierta. Este error es más frecuente de lo que te puedas imaginar. Recuerda que tus figuras no están modeladas en perspectiva y seguramente tendrás que modificar algo la perspectiva, para que queden integradas.
Empezamos por dibujar un rectángulo de 15 x 10 cm, que representa la proporción de la embocadura del diorama, dibujamos una línea en el centro vertical y otra en el centro horizontal.
Ya tienes el punto de vista del observador del diorama, que lo haremos coincidir con tu PV como dibujante, pintor o fotógrafo de la escena. Sera dentro de este rectángulo donde, (en este ejemplo yo) empezaras a bosquejar. Este dibujo lo haces tú para ti solamente, por lo tanto, no te tienes que preocuparte por la calidad del dibujo, es solamente un bosquejo y nada más.

Ahora coge las figuras (son a escala 1:10) y las colocas dentro del diorama ¡vacío!, (aquí empleare la caja que he puesto como ejemplo pero para E = 1:10 en enlace, la caja ha de estar a la misma altura en la que irá expuesto), ¡Ya! A partir de aquí empieza el trabajo de artista belenista. Te colocas en frente del diorama a la distancia adecuada para ver toda la embocadura, colocas las figuras aproximadamente donde crees que se verán mejo, yo coloco a Maria un poco desplazada a la derecha, en la línea aurea, y un poco atrás, el ángel centrado casi de espaldas, pretendo que la vista del espectador siga la dirección de la lectura.

También quiero que no se vean muy separadas, para no perder el dialogo intimo entre Maria y el ángel, están hablando, no chillando. También las coloco lo más cerca posible de la embocadura para que no se note tanto que no están modeladas en perspectiva.
Ahora, te tienes que imaginar que estás allí, formando parte de la escena delante de Maria y el ángel y empiezas a dibujar. ¡Uf! Ya sé que no es fácil, así de primeras sin nada en que apoyarte, lo normal es que te ayudes de alguna fotografía, cuadro, grabado, etc. (yo, en este ejemplo no puedo estar buscando una fotografía que coincida con todo lo que voy a explicar, por lo tanto lo iré improvisando sobre la marcha)
Un porche con arcos, para poder ver un paisaje detrás al fondo. De esta manera practicaremos los círculos tanto frontales como oblicuos, la pared derecha la haré distinta para dar variedad a la sala y he colocado una puerta para poder ver cómo realizarla también en perspectiva.

Coloco el envigado de la cubierta y el embaldosado del suelo. De esta manera veras como se toman medidas y la forma de colocar las figuras en el embaldosado.
También quiero explicarte como se trazan las fugas en los tejados y en las chimeneas, en el esbozo anterior no se sabía a qué altura estaba la escena, pero al dibujar los tejados y la puerta de la casa de atrás, ya se tiene una idea más clara.

En el paisaje del fondo lo más simple habría sido poner la línea del mar, pero la explicación habrá quedado corta. Con las montañas podemos crear más sensación de lejanía, y explicarte otro método que no es, el del hilo. Ahora falta compensar la parte derecha, le falta peso, pero antes de ponerle algo trabajaremos la luz y las sombras proyectadas, que también tengo que explicarte.

Bueno, sombreo más o menos para ver los contrastes y los pesos, aún le falta algo a la derecha, queda demasiado centrado el grupo de figuras y los arcos demasiado monótonos.
Le pondremos un telar vertical. ¡Bueno! ya está compensado y de paso rompemos la repetición de tanto arco, el telar lo pondremos un poco inclinado también para variar un poco la perspectiva de 1 PF y hará la función, de como si fuese otra figura más.
Ya tengo un bosquejo aproximado de lo que voy a explicar, no ha salido ninguna "obra de arte", pero tampoco pretende serlo, mientras cumpla su misión de ejemplo, ya es suficiente. El color no lo tratare de momento para no liar las cosas. Será en otra entrada aparte.


Sigue en →  4.1 Tirar las líneas de fuga a nuestra famosa caja de belén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario