El escultor de figuras de belén

Es el que tiene la profesión de escultor. Durante mucho tiempo este término se empleaba únicamente a los que realizaban solamente la técnica de la talla “per forza di levare”, para distinguirlos de los que modelaban “per via di porre”

En el belenismo es el que realiza obras originales “figura a palillo” o como máximo una serie de 8 ejemplares.

La obra del escultor se ha de entenderse sin explicaciones, no se tiene que leer el titulo para entender que representa, tampoco tiene que explicarse o más bien justificarse a base de tecnicismos y léxicos que no entiende nadie, la escultura tiene su propio lenguaje artístico y no tiene ni debe traducirse a ningún otro lenguaje, porque entonces ya no es escultura, es otra cosa.

El escultor ha de conocer cada material escultórico y el uso adecuado a su obra, bebido a que cada material tiene sus propiedades físicas y su percepción, que es la sensación que nos trasmite. El dialogo que hay entre idea y materia es de suma importancia. En el barro que es el material noble para modelar figuras de belén, escultóricamente hemos de sentir y notar la sensación y la textura del barro.

El escultor ha de rechazar lo rutinario y buscar constantemente su empeño creador y crítico de su obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario