El modelado de las figuras de belén artísticas

Modelado es la acción de dar forma a un material que tiene la propiedad de plasticidad, es decir que conservan indefinidamente las deformaciones producidas por alguna fuerza cuando esta deja de producirse.
Un vez seco el barro pierde toda plasticidad, y ya no se puede modelar, en cambio arcilla polimétrica, la cera y la plastilina no ocurre lo mismo.


En el modelado de figuras de belén el material noble por excelencia es la arcilla, pero también tenemos otros materiales tales como la miga de pan o migajón, el cartón piedray unos materiales nuevos la plastilina y la arcilla polimétrica. La elección de un material u otro dependerá del resultado que queramos obtener y de las posibilidades de poder cocer en un horno a más de 900 º C.

Se modela con las manos y con ayuda de las herramientas de modelar

La manera de modelar al principio es solamente con las manos, o con ayuda de espátulas si la figura es relativamente grande. Cuando ya se tiene la forma y la composición de la figura más o menos encajada, utilizaremos los famosos palillos y las otras herramientas, e iremos modelando toda la figura a la vez sin detenerse en los detalles, cuando se ha terminado esta fase, pasaremos a modelar los detalles.

El acabado final de la figura bien modelada escultóricamente, ha de ser de planos y volúmenes con fuerza expresiva, no han de dar la sensación ni de acartonados ni de reblandecidos, se ha de apreciar claramente que están modelados por añadidura del material, que es lo propio de esta técnica, se tienen que apreciar las texturas e improntas de las distintas herramientas utilizadas.

Existe la errónea creencia de que el barro se debe de frotar la forma final con pinceles o esponja para alisar y pulir la superficie, esto es propio de los artesanos que han de sacar un molde de escayola, esta operación que elimina cualquier rasgo o trazo del escultor, es simplemente para facilita la extracción del barro del molde, esto no lo hace ningún escultor, precisamente porque quiere que se vea el trabajo de su mano, su identidad, su trazo, su estilo, también aporta ritmo y calidez a la composición de la figura. Vendría a ser algo así como la escritura a mano, que tiene los rasgos propios del individuo (grafología) o la escritura a máquina que carece de toda identidad, es la antítesis de la identidad.

Ahora bien, si el modelado no es para hacer una figura original “a palillo”, sino que es para hacer reproducciones posteriores, tendremos dos opciones dependiendo del material que queramos que sean estas copias. Si queremos que sean de barro, tendremos que pulir las superficies y modelar teniendo presente que los distintos planos tengan salida hacia el exterior, porque de lo contrario no podrán salir y se quedaran pegados al molde de escayola. Si fuese imposible extraer la figura de una pieza del molde, por razones de composición, entonces no quedara más remedio que hacer un molde de escayola de piezas, es un procedimiento complicado y puramente artesanal. Este modelado condiciona absolutamente la composición de la figura y pierde gran parte de la libertad creadora.

La otra opción es la del molde de silicona, el modelado aquí no varía de la figura original, pero si la figura que queremos hacer tiene una composición complicada, lo mejor es modelarla con plastilina, para poder cortar, seccionar limpiamente y hacer los canales y chimeneas para la colada de la resina, aquí podremos tener un molde único o varios moldes por separado. Una vez realizada la colada i vulcanizada (fraguada), solamente se han de quitar las rebabas y pegar las distintas piezas con la misma resina.


Consultar:

“Figura a palillo"

Herramientas de modelar

Materiales para modelar

Clasificación de las figuras de belén según producción

No hay comentarios:

Publicar un comentario